Icono del sitio Elisabeth Ferran

¿Cómo empiezo mi negocio?

La gran pregunta que muchos emprendedores se hacen cuando quieren iniciar un negocio de consultoria, terapia, coaching, mentoría… Es ¿por dónde empiezo?

Planes de empresa, planes de marketing, estrategia, herramientas…

Al principio todo puede ser un caos y a menudo lo es si no tienes una guía que te haga avanzar con claridad y seguridad.

En esta entrada te voy a hacer un un paso a paso de todo lo que necesitas para emprender ese negocio que deseas tener, o si ya has empezado uno, que veas qué ingredientes necesitas para seguir construyéndolo.

(Nota: Este post está orientado a consultores, psicólogos, coaches, terapeutas y mentores. Si te dedicas a otro sector te a va a ayudar pero no vas a poderlo aplicar en su totalidad).

¡Vamos allá!

Quizá pienses que lo primero que necesitas es un nombre, una marca reconocible o montar un producto que ponga de relieve todo lo que sabes.

Este es el fallo por el que la mayoría de las personas fracasan antes de empezar.

 

1. LO PRIMERO QUE NECESITAS ES SABER QUÉ QUIERE TU CLIENTE.

Si aspiras a tener un negocio el foco tiene que estar en tu cliente para saber: qué quiere, cómo lo quiere y qué esta dispuesto a pagar por ello.

Hay unas directrices, pero nada mejor que conocer a tu cliente y darle lo que pide para tener éxito.

Una empresa se trata de hacer negocio y solo vas a poder negociar con lo relevante y lo relevante es lo que es importante para quién te ve y te compra.

Así que antes de empezar por el modelo de negocio, haz una lista de todos los problemas que puedes resolver con tu servicio o tus productos y busca la estrella. Encuentra aquel que sobresale sobre la media.

¿Qué haces mejor que nadie?
¿Para qué estás más preparado?
¿Por qué cualidad, herramienta o trabajo te han felicitado más tus compañeros, clientes o jefes?
¿Qué te mueres por enseñar, por hacer, qué harías incluso si fuese gratis (nadie dice que lo tenga que ser)?

Aquí empiezas a tener un atisbo de lo que puede empezar a tratar tu empresa.

Cuanto más específico mejor, más claridad tendrás luego en la comunicación.

Ten en cuenta que vivimos en un mercado saturado de información y estímulos. Donde la inmensa mayoría de la información es vaga. Si logras ser muy específico y útil ya tienes más de la mitad del camino del éxito recorrido.

 

2. ¿DE QUÉ MANERA VAS A LLEGAR A TU PÚBLICO?

Ahora supongamos que has hecho la lista del ejercicio anterior y ya tienes una manera específica en la cual servir a tu cliente.

Ya tienes el/los principales problemas que vas a resolver.

Maravilloso.

Ahora al lado de cada una de esta cuestiones apunta el cómo van a llegar hasta allí. Qué vas a hacer tú con ellos y por ellos para que resuelvan ese problema y lleguen a la solución que están buscando.

De nuevo sé meticuloso en tu descripción, se claro y conciso.

Fíjate si para llegar a la meta la propuesta que le vas a hacer a tu cliente es a través de:

– Un servicio (sesiones aisladas o en pack).
– Un producto (un paquete de mentorías, sesiones… que estén dentro de un programa con una temática exacta. Como por ejemplo: «pierde 4 kilos en 1 mes», «Cómo crear tu primer infoproducto?» o «lanzar tu consulta de psicología on-line»)
– Una formación (llevarlos de 0 a 3-5-10 a través de los conocimientos que vas a compartir con ellos. Por ejemplo: «Curso para montar embudos de venta», «curso sobre alimentación vegana», «curso para sanar el linaje ancestral»).

Aquí ya casi empezamos a entrever tu modelo de negocio.

 

3. ¿CÓMO VAS A VENDER TU PRODUCTO O SERVICIO?

Es posible que estés pensando «¿cómo me voy a enfocar en vender el producto si todavía no tengo la empresa que lo sostenga?» y es que todo eso viene después, al contrario de lo que muchos piensan.

Un negocio que funciona tiene en la base de su estructura el retorno del capital invertido (aunque ese capital sean horas). Así que hay que empezar por saber cómo vamos a recuperar el dinero que estás invirtiendo ahora por ejemplo en formación, estudio y análisis.

Tienes que pensar cómo vas a servir ese producto. Este punto va unido al anterior.

Sesiones individuales: Piensa si las vas a hacer on-line, presencial o de ambas maneras.

Cómo van a llegar las personas a ti, cómo te van a conocer, cómo van a contratar tus sesiones, qué tienes que hacer para que lleguen, el precio que van a tener, si las vas a servir aisladas o en pack.

Si es en pack si van a tener un seguimiento posterior en formato sesiones de seguimiento.Piensa en la pre-venta, la entrega de lo contratado y la post-venta.

Detalla al máximo posible cada uno de los pasos y busca como implementarlos de manera excelente.

Producto: Piensa en el tipo de producto que vas a ofrecer.

Imagina que es un programa que será lo habitual que vas a usar.

Ya tienes la temática de los puntos anteriores, necesitas apuntar en una lista todo lo relacionado, sobre lo que tú puedes hablar y que resuelven ese problema que has escogido.

Son las pequeñas partes que componen la gran solución de tu producto. Por ejemplo, si vas a vender un programa para hacerte la mejor manicura en casa, igual que una profesional, imagina de todo lo que puedes hablar que sea trascendente para el programa: tipos de uñas, colores, texturas, adhesivos, secado, esmaltado, cuidado de la uña, la cutícula…

Ves punto por punto, luego agrúpalos en familias para tener módulos y lecciones.

Puedes hacer un programa starter con 3 módulos, uno más avanzado con 5 módulos o uno máster con 8-9 o más módulos (no recomiendo más de 12).

Elige también el formato en el cual lo vas a entregar, si va a ser presencial, on-line o ambos formatos y el precio que va a tener. Ahora escoge un nombre que explique, de manera breve, la solución que estás prometiendo.

Formación: Aprender en lugar de resolver.

Si en el punto anterior la temática del programa podría haber sido «abdominales en 20 días» en este punto puede ser «Aprender todo sobre los ejercicios abdominales para ser un buen entrenador». El tipo de público que va a venir también va a ser diferente en un caso y en otro.

Enfoca lo que vas a enseñar, todo lo que puedes explicar sobre ese tema y monta módulos, lecciones y clases.

Bien estructurado para que tenga sentido y forme un camino de aprendizaje que conecte con tu cliente.

Decide también si el curso lo ofrecerás on-line, presencial o de ambas manera además del precio del mismo.

 

4. PLATAFORMAS FÍSICAS

Ya tienes la solución en la mano (solución a un problema a través de un producto estrella) y en qué formato la vas a servir (sesiones, programa o curso). Ahora…

¿Cómo vas a hacer que llegue a tus clientes?

Este punto puede llegar a ser muy extenso, porque aquí es donde hay casi todo el material de una empresa, pero voy a ser concisa y a ir por parte para ir juntos hasta el final.

Partimos de que nos hemos dividido en 3 maneras de servir:

Servicios: Se pueden entregar on-line.

para poder hacerlo necesitarás: una conexión a internet, un ordenador y tener el programa zoom (o similar) descargado.

A través de esta plataforma (gratis si solo haces reuniones de 1 a 1) ya tienes todo lo que necesitas para empezar.

Si quieres ofrecer el servicio presencial necesitarás un despacho que puedes alquilar íntegro (es lo más deseable pero si estás empezando espera a validar la idea de negocio). Por horas en un vivero de empresas, en un co-working o incluso en tu casa si tienes la posibilidad.

Es muy importante que ofrezcas seriedad y elegancia para que los clientes se sientan cómodos y no invasivos sino que están en un lugar pensado para ellos. Esto se puede transmitir incluso on-line por tu disposición energética. 

Si piensas hacerlo presencial y on-line te aconsejo que acotes los días de dedicación exlusiva a un formato o a otro.

Productos: Formato del programa.

Un programa es un combinación de ofrecer información al cliente y al acompañarle con ella para que la integre y se pueda llevar la transformación que has prometido a casa.

Dentro de un programa habitualmente conviven: sesiones en vivo, grabadas, manuales y/o audios, entre otros. 

Podemos hacerlo tan sofisticado o tan sencillo como queramos y podamos.

Si nuestra opción es inicial y empezamos con poco dinero, lo ideal es escoger una plataforma que te permita tener todo el contenido de tu programa sin tener que pagar por ello como en este caso está https://hotmart.com/es-es Solo pagas cuando vendes y si no vendes no te cobran.

Mi recomendación personal, para los que ya habéis validado el mercado y sabéis que vuestro producto vende es  Kajabi. Una plataforma integradora que os resuelve el caos de tener múltiples plataformas para varias funciones. Aquí es mucho más fácil. Podréis tener vuestro e-mail marketing, página web, sala de reuniones, apartados para tener vuestros programas, cursos… y otras secciones que un negocio en funcionamiento necesita. Montas lo que quieras en una mañana. (Siguiendo el enlace que os he puesto tenéis una prueba gratis de 30 días).

Y la última manera, pero que yo no recomiendo en absoluto, es hacerlo manual. Las sesiones por Zoom y los descargables se envían por correo electrónico. ¿Es fácil? Sí. ¿Es profesional? No lo considero. Pero si no tienes, ni sabes por dónde empezar mejor es con esto que con nada.

Formaciones: Siguen la tónica del anterior punto.

Lo único que debes añadir es si quieres ofrecer una titulación final, que enviarás por correo certificado físico a su lugar de destino.

Para las formaciones, o los programas en formato físico (aquí caben los retiros temáticos) es preciso que contrates una sala con antelación. Cuanto más fácil sea llegar y mayor facilidad de parking tenga mejor. 

 

5. ENCONTRANDO TU PRODUCTO/SERVICIO

Ha llegado el momento de ver cómo vas a hacer clientes. En este punto quiero clarificar una cuestión importante sobre los anteriores.

Si no tienes validada tu idea de negocio, si no sabes si se va a vender o no, empieza en pequeño, no en grande. Empieza por sesiones individuales que son más manejables para ti y más económicas para tus clientes. Ve qué es lo que quieren, cómo lo quieren y eso te va a dar fuerza para hacer las cosas más grandes ya que vas a tener valiosa información de primera mano. 

Dicho esto, vamos a ver cómo van a llegar a ti sin entrar todavía en marketing, solo estamos explicando la estructura:

Servicios: Vas a necesitar tener una agenda y una vía donde poder atender sus peticiones.

Puedes usar: correo electrónico, Whatssap, Telegram, llamadas teléfonicas y/o redes sociales.

Mi recomendación personal, aunque estés empezando, es que utilices una combinación de correo electrónico y mensajería directa como Telegram, donde tu número de teléfono personal está oculto. Otra manera es utilizar un número solo para el trabajo, con lo que así puedes encenderlo solo en horario de oficina para recibir llamadas y mensajes de Whatssap.

Otra herramienta maravillosa para concertar visitas es https://calendly.com/es un calendario  automático donde puedes enlazar con zoom y te facilita la gestión de horarios. En esta página tus clientes podrán ver qué horas tienes disponibles para reservarlas. A ti te llegará un mensaje conforme han confirmado una cita y lo único que tienes que hacer es enviar el recordatorio uno día antes de la cita.

Productos y cursos: La manera habitual de contratarte es a través de páginas de aterrizaje o landing pages que hay en tu web.

O enlazadas desde tus redes sociales.

También puedes contratar páginas aisladas, sin necesidad de web en https://www.leadpages.com Está página contiene toda la información relevante del curso y debe tener la posibilidad de acceder a un carrito de compra para que las personas puedan hacer la compra automática.

Este tipo de plataformas son bastante sencillas de utilizar e intuitivas, no necesitas saber programación para usarlas.

Si no quieres tener un página de información on-line sobre el producto entonces es muy difícil que tengas clientes on-line. Tendrás que pasarte al formato presencial y trabajar con clientes que conozcas y que puedas visitar en persona para darles la información de manera física.

 

6. AHORA SÍ, MARKETING

¿Qué vas a hacer para que te encuentren, te quieran, te busquen y sepan que te necesitan? Darte a conocer de cuantas más manera mejor.

Se simple, claro y directo. Todos estamos muy cansados de propaganda inútil, de gente que venden más de lo mismo (estoy segura de que son extraordinarios pero no saben comunicarlo) y de spam en redes sociales.

¿Cómo puedes hacerlo diferente?

Escoge tu red social principal. De momento solo una. Si tus servicios son para empresas utiliza LinkedIn, si son de salud, espiritualidad, psicologia, te gusta escribir y hacer buenas fotos que sea instagram y si tienes un público joven, o eres bueno haciendo videos cortitos con contenido potente, escoge TikTok.

Empieza a vender ese producto estrella que tienes preparado. Olvídate de ti, de lo que haces, de lo que has estudiado y de lo estupenda que eres (que por supuesto lo eres). Entre tanta pompa que hoy revientan las redes lo más importante es lo que haces, no quién eres, lo que prometes, los escollos que ayudas a salvar. Habla de todas las soluciones que encierra tu producto sin venderlas.

Si haces presencial empieza a barrer tu territorio más proximo, a enviar correos electrónicos y hacer llamadas de venta.

Si eres consultor para empresas ya sabes dónde están y ve a buscarlas. No esperes que te encuentren. Se proactivo.

Si eres terapeuta visita los centros de tu zona o de las zonas que estés dispuesta a llegar, ofréceles tus servicios.

Si eres psicóloga visita centros y ayuntamientos donde puedas ofrecer una pequeña conferencia, charla, taller…

Objetivo: que todos los potenciales clientes que tienes en tu zona te conozcan. Que en un año tu nombre suene por los alrededores.

Si tienes potenciales colaboradores utilízalos también, haz talleres conjuntos y sumad fuerzas para atraer al mayor número de clientes. Deja tarjetas de visita, flyers en lugares estratégicos, paga a alguien para que los lleve a los buzones, busca tus aliados para que vendan tus servicios por una comisión.

 

 

7. ¿QUÉ HACER CUANDO YA EMPIEZAS A VENDER?

Cuando ves que tienes relevancia, público y se interesan por tus productos ha llegado el momento de crearte un marca, con página web incluida.

Como ves no es el antes, sino el después.

Porque crear una web, productos, construir una marca y no haber vendido ni un solo producto no es una idea de buen negociador.

Esta idea de hecho nos viene de la era industrial que antes de fabricar cualquier elemento se precisaban la nave, las máquinas y el material.

Si quieres abrir un restaurante también es diferente, tu modelo de inicio es otro y es preciso que ya abras con una buena marca, una estrategia de comunicación y un lugar extraordinario. Hay empresas que requieren iniciar por allí: peluqueros, diseñadores, tiendas de muebles, de arte, de ropa, fotógrafos, supermercados, esteticistas… Pero en nuestro caso, los infoproductores, los que nos dedicamos a los servicios donde el producto es lo que ofrecemos, el capital somos nosotros.

Aquí te dejo el enlace a otra entrada donde te explico los detalles si quieres enfocarte en dar un servicio de alto nivel y calidad extraordinarias dentro del sector del acompañamiento «Cómo empezar un negocio Luxury»

 

 

Salir de la versión móvil