Seleccionar página

En este post te voy a compartir 5 preguntas clave que te van a ayudar a avanzar siempre que te sientas atascada. Son 5 preguntas que siempre van a traer luz a tu vida. Abren cualquier camino y te sitúan en el centro. 

Las raíces son esos elementos de nuestra anatomía interna, que metafóricamente nos anclan a lo que nos nutre, a lo que nos regenera para estar fuertes y en forma. Las raíces de nuestros negocios se hunden en nosotros mismos y eso nos lleva a ver que todas las personas tenemos la necesidad de darle sentido a la vida que vivimos para que nuestro negocio se sienta nutrido. Yo al menos, no sé vivir sino es dándole un lugar a mis horas que pueda honrar. Llenando cada minuto de alma. Poniendo el corazón en todo, por si alguna vez me pierdo, pueda encontrar las miguitas de pan que dejé en el camino y me recuerdan quien soy.

Todos queremos dejar una huella, pero una huella que al final, es posible que solo tenga sentido para nosotras mismas. Porque puede ser que nadie entienda tu huella y lo que es muy posible que cada uno interpretará tu rastro según su condición y conveniencia. 

Y eso está profundamente bien. Porque es preciso que cada quién se de forma y le dé forma a su vida a su propia manera, no a la tuya. 

En este post quiero hablaros de mi huella, de mi manera de ver el mundo hoy y sobre todo de mis raíces, esas que me mantienen sólida y me nutren. Si a alguien le inspira y le mueve a encontrar las suyas propias que recuerde responderse siempre estas 5 preguntas para que los tesoros que encuentre allí abajo le puedan servir de sustrato para tejerse una vida que le motive en el presente y en lo cotidiano.

 

Esas 5 preguntas son las siguientes:

  1. ¿Qué siento?
  2. ¿Qué quiero?
  3. ¿Qué necesito?
  4. ¿Qué estoy dispuesta a ofrecer?
  5. ¿Cuándo voy a empezar a hacer el cambio?

 

Nosotros a diferencia de los árboles podemos elegir dónde clavamos nuestra raíz, ya que no son físicas sino metafóricas, podemos acceder a conveniencia a anclarnos en unos u otros conceptos. Cuando hablo sobre la raíz no me refiero solo a la física de vivir en lugar o en otro, sino también a la interior que se hunde en un imaginario, en un sentir inundado por significados, valores y palabras. 

Mi raíz profunda es la que hunde en la grieta que existe entre el cielo y la tierra, la que reconoce el valor de mis antepasados, de mi familia y de todas las personas que me precedieron y dejaron un legado legible para mí. 

Mi raíz se hunde en mis valores: nobleza, valor, honestidad, autenticidad y excelencia. Y yo me alzo voluntariamente como estandarte de estos principios.

También en un sentir sublime que emana del silencio, el arte, el color y la luz. Que se ve cuando escribo, medito, pinto o estoy creando en forma alguna. 

Hacia allí me llevan mis miguitas de pan. También hacia el reino del amor y la belleza, un lugar que une la poesía con la prosa de la vida cotidiana dado por resultado la frase: «Otorga belleza a tus días con la luz de tu mirada y el dulce canto de tu corazón»: Que puedas llenarte de dulzura siguiendo lo que amas sin miedo y tengas tiempo para detenerte a mirar el paisaje, porque tal y como es solo lo vas a ver esta vez y los ojos que miran mañana van a ser otros. Porque tú, al igual que yo, a pesar de pensar que mañana te vas a llamar por el mismo nombre y las variables de tu vida van a ser posiblemente las mismas, tú, al igual que yo, te estas reescribiendo a cada momento. 

Tus células habrán cambiado, alguna de ellas, tu movimiento en el tiempo lineal habrá avanzado, no serás exactamente la misma persona, tu voluntad puede ser que también se haya movido, incluso tus gustos, tu idea de las cosas, tu estado de salud o tus emociones. 

Tú no serás la misma y ese paisaje que observas tampoco lo será. 

Yo sé, y a menudo algunas personas me dicen, Elisabeth si te dedicas a crear negocios, ¿qué tiene que ver todo este mundo tan interno y abstracto con todo lo demás?

Pues tiene que ver todo. 

¿Desde dónde vas a crear si no es desde ti?

¿De dónde vas a sacar toda la inteligencia, la energía y las ganas que necesitas para afrontar cada día sino es de ti?

¿Qué innovación vas a introducir a tu mercado sino te inspiras primero?

La vida profesional y personal no se pueden separar porque si no, al final, acabaremos teniendo máquinas en lugar de personas al mando de nuestras empresas.

¿Qué bien vamos a aportar al mundo si no nos conocemos como individuos, nos comunicamos entre nosotros y queremos ser lo mejor que podamos ser? 

Para saber caminar con paso firme hacia adelante hay que tener primero los pies bien anclados en el suelo y para llevar a cabo grandes empresas hay que tener el alma inspirada. 

Yo no conozco otra manera de funcionar. 

O al menos de funcionar a lo grande. 

Puedes quedarte en la superficie a jugar batallas pequeñas y juegos infantiles. Está bien si lo decides conscientemente. Pero si quieres vibrar de verdad vas a tener que remangarte e ir hacia dentro donde se viven las conquistas épicas. 

Todo el mundo quiere grandes ganancias a todos los niveles, vivencias maravillosas con su pareja, conozco muchas personas que esperan del mundo lo máximo que el mundo les pueda ofrecer, y el universo te lo da si tú también te comprometes y lo das todo (eso no quiere decir que te esfuerces hasta la extenuación, si no que actúes con la máxima inteligencia, con el máximo amor y con las acciones más efectivas) que puedas dar. 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: